Páginas

Suscribete al Blog

Recibe las actualizaciones por email. Introduce tu dirección de correo:

Creado por FeedBurner

Twitteando...

Entradas populares

Search

Cargando...

Blog Archive

About Me

Vasugupta
Soy profesor de Kundalini Yoga y Reiki. Me apasiona el Shivaismo Tantriko de Cachemira, el Tao (taichi), el Zen... Amado por DIOS, por mediación del Sagrado Corazón de Jesús.
Ver todo mi perfil

Contador de visitas

Vicente Ferrer

martes, 6 de mayo de 2014

EL REGALO




Primero dejo claro que los post relacionados con Siddhis (“poderes”) no los creo para vanagloriarme, bien al contrario, ahora que ya no son importantes para mí (esto es que ya no pueden alimentar al ego), creo que puedo “liberarlos” para ayudar a otros en el camino.



Nota importante: La voz de Dios o los ojos de Dios (como le llama Swami) es lo que llamamos intuición, pero con la sutil e IMPORTANTE connotación, de que NO es algo que YO creo, sino que es algo que  V I E N E  de Dios (esta es la diferencia entre esclavitud y libertad).
.
.
.
.
 .

Estaba sentado en la sala esperando (como cada viernes por la tarde), viendo como bajaban los alumnos de Reiki por las escaleras hacia aquel sótano (debajo de la herboristería de una amiga), me sentía tan feliz y pleno, de poder compartir “El Camino”, con aquellos alumnos (hermanos que haciendo el papel de padre, había casi adoptado como hijos en espíritu).


Ya estaban todos sentados cuando aparece un rezagado… pelo largo con pinta un poco hippie,  delgado,  es el profesor de Hatha Yoga del herbolario, que se ha apuntado a las sesiones Reiki (gratuitas). Amablemente le invito a tomar asiento y Dios claramente me dice que le tengo que hacer entrega de un regalo (como si fuese SEUR o MRW). “No sé que” pienso YO, “quizás es que lo tengo que iniciar en Reiki, ah pues me vendrán muy bien los 50 Euritos de la iniciación” sigo pensando YO, pero claro Dios tiene sus planes, no siempre coinciden con los míos pero siempre acierta.
 .
.


 .
.

Anduvo viniendo varias sesiones seguidas y se le veía muy interesado, pero lo veía más un buen Yogui que un practicante de Reiki, así que tampoco le proponía de iniciarle… De vez en cuando  le preguntaba al buen Dios ¿que le tengo que dar o cuando? pero EL no decía mucho, simplemente “Todavía no toca” y así se sucedían las semanas; las sesiones...


Una tarde SE que YA TOCA y cuando se emparejan los alumnos para practicar, me acerco y le digo “majete, ve y túmbate en mi esterilla que sois impares,  hoy te daré YO la sesioncilla”. Apagando  las luces, comenzamos la sesión. Pensaba YO que si debía pasar algo, esto sucedería en los centros energéticos importantes (entrecejo, corazón, corona…), pero de uno a otro las manos pasaban de un lugar a otro sin suceder nada y cuando ya casi me estaba despidiendo de la sesión y diciéndole a Dios que no me tomara el pelo (o que quizás todo era fruto de mi imaginación), pongo las manos en sus rodillas y ahí PUMBA !!!
.
.

.
.
Siento como “el aliento de Dios”, El Espíritu Santo, el Reiki o lo que sea, entra con una fuerza increíble: estoy en Samadhi experimento como el universo se despliega, como un mándala sin forma pero llenando de Amor todas partes, irradiando en un color salmón bellísimo !!!! Es imposible digerir tan puro AMOR; tanta Felicidad !! En un momento se abren mis ojos y estoy casi entre los “dos” mundos, de nuevo se cierran y DIOS vuelve a apartarME manifestándose a SU manera.


Volviendo al plano físico, escucho la música en la sala, estoy en mi cuerpo tocando lo que parecen ser unas rodillas, si, TOCA cambiar de posición, ahora a los pies y todo continúa dentro de una sesión “normal”.


Despierto al chico en cuestión, pero no le pregunto el habitual ¿y que tal como ha ido ? pq creo saber cómo ha ido, así que voy recogiendo la sala, mientras los alumnos se marchan, pero creo que él se queda, o mi rematada lógica e incrédula mente acaba venciendo y le pido que se quede para saber que ha experimentado él (no lo recuerdo bien que hace 10 años de esto), la cuestión es que nos quedamos a solas y conmovido dice: “ha sido una experiencia increíble, no tengo palabras y sinceramente te doy las gracias por este gran REGALO… 


¿Y qué podía decirle YO? 


La tentación sugería algo así como: Ves el poder que pueden desplegar mis manos, soy un superMAEESTROOO, de ahora en adelante eres mi discípulo, bésame los pies y me vas a ir pagando los 1000 Euritos que valen todos los cursitos de REIKI ! Que me quiero comprar un chalecito en la playa, ah y de paso necesito a alguien que me abanique, que en la playa hace calor... !


Pues NO !!!!!!

.
.


 .
.


Le dije que yo solo era un mensajero, le dije que la finalidad de todo lo que allí hacíamos, no era tener experiencias espectaculares como esa, pero que a veces sucedian. Podía percibir nitidamente cómo su parte más oscura de forma muy sutil, se enganchaba a la experiencia, haciéndole sentir Muy, Muy Especial, así que él chico comenzó a defenderse de mi persona, como si yo fuese el problema (esto es típico… uno nunca se acaba de acostumbrar…) pero bueno, 
después de un intercambio de “tortas amables" en el ring espiritual, 
al final nos dimos unos abrazos y de esta forma 
Dios quiso que me despidiera de él.








Gracias Dios Santo



Que todos los seres sean Felices
Vasugupt
.
.
.