Páginas

Suscribete al Blog

Recibe las actualizaciones por email. Introduce tu dirección de correo:

Creado por FeedBurner

Twitteando...

Entradas populares

Search

Cargando...

Blog Archive

About Me

Vasugupta
Soy profesor de Kundalini Yoga y Reiki. Me apasiona el Shivaismo Tantriko de Cachemira, el Tao (taichi), el Zen... Amado por DIOS, por mediación del Sagrado Corazón de Jesús.
Ver todo mi perfil

Contador de visitas

Vicente Ferrer

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Budismo ZEN


.

.
6:30 AM: Hace un rato que apagué el despertador, ajeno por completo al mundo, no me apetece nada  abrir los ojos, Morfeo se vuelve a colar de puntillas, por la puerta de atrás y el sueño, siempre seductor,  me devuelve a la muerte en la inconsciencia… Ostia ¡! El ZEN ¡! Un buen salto de la cama, y me catapulto a tientas hacia la ropa, vistiéndome velozmente, salgo disparado por la puerta, saltando los escalones de 3 en 3.
.
Ya en la calle, en dirección al Dojo, el frescor de la mañana, permea agradablemente la ropa. Que grata satisfacción, el haberle ganado la batalla a la pereza, esto se ve recompensado, por el libre sonido de las golondrinas, el aire limpio, la luz tenue y serena, que inunda las calles; el equilibrio del alba, hace acto de presencia, vibrando en intimidad con lo sensible del corazón… volviéndome a recordar, que aún estoy vivo.  Uno se fija en la gente con la que se cruza, no se compara, pero les ve absortos en sus pensamientos, evadiéndose del milagro de la realidad: la vida pasa por nuestro lado, pero huyendo, la dejamos marchar.
.
Hacía tiempo que no me pasaba por el Dojo, leí de casualidad, que un gran Maestro Zen, Abad de un monasterio en Japón, venía a hacer un intensivo de meditacíón (seshin), porque estaba transmitiendo el Shiho (el Dharma; la Maestría) al responsable del Dojo. Nunca había hecho una seshin, así que me dije… ¿por qué no ir a una Seshin?
.
En la puerta de aquel edificio tan antiguo, las dudas asaltan esta estúpida mente, siente un poco de “susto”, se inquieta… “no conozco a nadie”, “no sé que es lo que tengo, o no tengo que hacer allá dentro”, “¿resistiré las 8 horas de meditación…?” pero como siempre, en estos casos, lo mejor es hacer exactamente lo contrario, de lo que la mente dice, y allí me planté, con otras 40 personas, casi todas vestidas con el Kesa (traje tradicional monástico, de color negro), sentado en postura del medio loto, mirando a la pared, sintiendo la respiración, y vaciando la mente, con la atenta mirada a nuestras espaldas, del Roshi (maestro) y del futuro maestro.
.
En el descanso para desayunar, veo al Roshi sentado en una mesa y atendiendo las preguntas de los practicantes. Me pregunto ¿debiera plantearle alguna de mis eternas preguntas, relacionadas con mi práctica, experiencias...? pienso que no, que da un poco igual, pero en ese preciso instante, el Roshi le dice a un monje, que le diga a la gente, que aprovechemos, que él solo viene, una vez cada muchos años…  y entonces, se me ocurre que tampoco pierdo nada, todo y que expresar lo que uno ha vivido en semejante profundidad, es sinónimo de desnudarse al completo… y además delante de un desconocido ¡! Pero bueno, como ya no era mi primera vez… (debo tener espíritu de streaper).
.
Me apunto en la lista de preguntas personales, y en silencio, se reanuda la sesión de meditación. Aquí sucede algo “muy extraño” fuera de la sala, el Roshi, susurrando, empieza a hacerle preguntas al futuro maestro… que por el silencio, resuenan por toda la sala ¡! le dice… ¿cuando sabes que el alumno, ha finalizado su aprendizaje y ya está preparado? El futuro maestro dijo “pues no lo se…” Yo pensé, pues cuando es independiente… y el Roshi repondió cuando ya no te necesita a ti, como Maestro.
.
Esta respuesta, fué como un mazazo en mi consciencia. De repente, reconocí mi propia estupidez: Búscaba un maestro, que me pudiera responder, a una serie de preguntas… cuando en la etapa de desarrollo en la que me encontraba, las respuestas las debía encontrar yo mismo, en mi mismo ¡! Debía apartarme de la falda de mamá o de la protección de papá, para ser yo mismo ¡! No me aguanto la risa… pero como he podido ser tannn estupido… ¡!?  40 personas meditando seriamente, esforzándose por llegar a la Budeidad, en un silencio sepulcral y tal idiota como yo, riéndose, cortando todo el rollo… estoy por irme, incluso deja de tener sentido el estar allí sentado… y me da un fuerte apretón por largarme, pero no me atrevo mucho, además, después de tanto tiempo esperando respuestas… me pica la curiosidad.
.
Llega mi turno, me hacen levantar, llevándome ante la presencia de aquel anciano Roshi, hago las tres postraciones de rigor, y me siento delante de él. Su mirada es profunda, sabia, y severa, da un poco de susto. Preferiría que no estuviera el traductor, pero no confío lo suficiente en mi Ingles.
Como suele suceder en estos casos, me dice… ¿qué quieres preguntar? Y sin pensarlo dos veces, me despacho bien agusto…:
. Todo lo que has explicado esta mañana ya lo sabía, pero no es solo eso, sino que creo que la iluminación es una estupidez, creo que no hay otro estado más perfecto que en el que ya vivimos, y que la búsqueda al final, lo que hace es precisamente, apartarnos de nosotros mismos, he estado muerto; en samadhi; en fusión total con el universo, “sé que es Dios”,  “he visto el mundo con sus ojos”, he tenido experiencias de tal placer, y auto satisfacción que ni tan siquiera, mi sistema nervioso las ha podido soportar, he tenido poderes psíquicos, se lo que es el cielo, el infierno, la vida y la muerte, y me cansé de la avaricia de la búsqueda y su engaño… porque esa avaricia no lleva a ningún sitio y este descubrimiento, es lo único que realmente me llevó a mi mismo, a no desear nada, a vivir el momento desde la perfección, en un estado de paz mental continuo, pero esta perfección me imbuía en un estado de inmovilismo tal, que con solo respirar y mirar la luz, solo con eso  ya era feliz, sin necesitar  N A D A más, solo esperar a que acaeciera la muerte y se disolviera mi cuerpo, en lo que ES… esto es lo que yo entiendo con ser sincero con uno mismo y con la búsqueda.
.
Total no puedo ayudar a nadie a llegar ahí, que mas dará si camino por esta tierra o no ? pensé “en el fondo, voy donde sopla el viento y hasta aquí me ha llevado, para escuchar su respuesta”.
.
El buen hombre, no daba crédito a lo que oía y por un momento y como siempre me ha sucedido con otros maestros: no me creía… Esto me tocaba aún más los pimientos…!! me dijo, no veo que estés en esa calma que dices… a lo que respondí: esa calma, viene cuando cargo mi mente con una serie de pensamientos, expulsando el resto, e intercalándola con periodos de silencio… así el sufrimiento desaparece, y el gozo es perfecto, pero también, lo único que hago es abrazar la muerte… y por mi encantado, pero algo me dijo: Desde esa perfección no puedes ayudar a nadie ¡! Aun cuando estoy totalmente convencido, de que no se puede ayudar a nadie a conseguir esto ¡! De hecho, en parte dejé de enseñar a la gente, por esta convicción.
.
Entonces me dijo, sí que se puede ayudar, y si eso que dices es cierto, deberías ayudar a otros… piensa en los millones de personas que caminan sobre esta tierra, que viven una vida sumergida en el sufrimiento, carente de sentido real, solo preocupándose de sí mismos; solo porque no conocen otra cosa, no saben lo que es realmente la felicidad duradera, y viven en este infierno que es el samsara… lo puedes ver ?
.
Y vaya que si lo vi, y no solo lo vi, no, sino que también lo sentí: fue una punzada dolorosísima en lo más profundo del corazón. Este se llenó de lágrimas, rebosó la emoción, fuerte y sincera, barriendo todo intento de control… y desde lo profundo surgió el sentido llanto, por todos aquellos seres, que en su sufrimiento, no conocían una mejor realidad; por aquellos que gracias a mi “elevada” y “perfecta” sabiduría, olvidaba cada día, por los que nadie se acuerda…  por todos los que como yo, hacen oídos sordos, al sufrimiento de sus hermanos, por aquellos que no tienen que comer, por los que no tienen ni un médico que les cure, y por todos aquellos, que aún en su opulencia, no ven salida al final de su túnel.
.
.
Y allí estaba yo… sentado delante de casi un par de desconocidos, desnudo, y llorando profusamente… y entonces el Roshi riendo dijo: siii… siiiii… si que es verdad ¡! Eres un hombre libre ¡! la compasión llegará en su momento, recuerda el sufrimiento del mundo. Hablale a la gente, ellos necesitan escuchar…
.
Le dije… es la primera vez en 10 años, que por fin, alguien me entiende… y me puse otra vez a llorar… y el respondió “quizás es porque yo he vivido lo mismo que tú” de hecho, solo conozco 3 personas con esa pureza, tú yo y otra persona que vive en Brasil.
En otros tiempos, personas como tú, o como yo, éramos muy comunes, casi la norma, pero con el paso de los tiempos… cada vez es más y más difícil, encontrar a alguien así...
.
Nos quedamos los tres en silencio, un buen rato… no sabía muy bien que más decir, ni que hacer, me sentía bien incomodo, además, tampoco quería robarle más tiempo, a aquella encantadora persona, así que de un brinco, me levanté diciendo, “pues ale, ya está ¡!! Me voy para la sala de meditación ¡!”, (jejejejejeje así soy yo…), y él se levantó también y estrechamos las manos, me miró fijamente a los ojos, diciendo, “me alegro de haber hablado contigo, gracias a ti; a esto que has querido compartir con nosotros, hoy tengo renovadas fuerzas, para seguir mostrando el Dharma… por favor no pierdas el contacto con este Dojo, necesito personas como tú, que me ayuden a transmitir el Dharma” y le dije, no se..., lo intentaré.
Giré sobre mis talones, dejando un GRAAANDIOSO peso sobre aquella mesa… y guardé en mi bolsa, una gran lección, de aquel maravilloso ser.
.
Luego, cuando se acabó la seshin, se mostró muy amable conmigo, en el momento de hacernos una foto grupal le da un somero empujón al Maestro que lleva el Dojo y me coloca en su sitio... luego me rodeó con su brazo por el hombro y en ese momento sentí como algo que fluia de la palma de su mano, sintiendo que mis piernas flaquean, siento paz y unión con él y a la vez me mareo...  me mareo mucho !!! pero por suerte no me caigo al suelo.
Luego hasta me dio de comer con sus propias manos, e incluso intercambiamos los mails… pero bueno, el se marchó a Japon y yo no he vuelto a ir a ese Dojo.
.
Una frase:
 .
Cuando Caín mató a Abel, Dios le preguntó ¿Caín donde esta Abel? Y Caín respondió ¿que se yo? ¿ACASO SOY YO EL GUARDIAN DE MI HERMANO ?
.
.
Sutra ZEN shiguseiganmon:
SHU JO MUHEN SEIGAN DO
BONNO MUJIN SEIGANDAN
HOMON MURYO SEIGANGAKU
BUTSU DO MUJO SEIGANDO
.
Tradución:
.
Por numerosos que sean los seres hago el voto de ayudarlos a todos
Por numerosos que sean las ilusiones (Bono) hago el voto de liberarme de ellas
Por numerosas que sean las enseñanzas de Budha (Dharma) hago el voto de realizarlas todas
Por perfecto que sea Budha hago el voto de ser un Budha
.
.
.
.

0 comentarios: