Páginas

Suscribete al Blog

Recibe las actualizaciones por email. Introduce tu dirección de correo:

Creado por FeedBurner

Twitteando...

Entradas populares

Search

Cargando...

Blog Archive

About Me

Vasugupta
Soy profesor de Kundalini Yoga y Reiki. Me apasiona el Shivaismo Tantriko de Cachemira, el Tao (taichi), el Zen... Amado por DIOS, por mediación del Sagrado Corazón de Jesús.
Ver todo mi perfil

Contador de visitas

Vicente Ferrer

domingo, 27 de junio de 2010

0.1. La Muerte: Ascensión.

.
.

Recuerdo que en estos dos meses, mi práctica yoguica fué mas o menos asidua... recuerdo una tarde,
después de mi tanda de asanas relajantes y meditación,  muy bien; muy despejaaaaado..., pero una tarde, durante la meditación, de repente, un fuerte estruendo hizo vibrar hasta los cristales de la habitación, acelerando mi corazón a mil. Sobresaltado descubrí, que misteriosamente a mi vecino de abajo se le había estropeado el televisor (si, uno de 50 pulgadas !!), cada vez que el hombre cambiaba de canal, el volumen se disparaba al MÁXIMO !! este estruendo comenzó a acompañar mis sesiones de "yoga y meditación" (hoy se que esto es una "estrategia", similar a la que se utiliza en la tradición Zen: activa entre otras cosas Muladhara).
.
Aguanté dos o tres de días, pero claro, aquella atmósfera, ni me tranquilizaba ni nada de nada !! así que después del último susto, durante la meditación, decidí dejar de practicar, pero en ese instante... una certeza relampagueó en la mente...: "el sonido, sonido es, quien lo transforma en ruido, eres tú mismo..." y luego "todo sonido tiene un mismo origen: encuéntralo", esa certeza dió un giro de 180º a la meditación, luego vinieron otras... creando una práctica muy concisa.... práctica que me dió un dominio sorprendente sobre mi sentido auditivo; práctica que luego, después de muchos años investigando, encontré escrita en textos secretos de la tradición del Shivaismo Tantriko de Cachemira o Triká (Vijñana Bhairava Tantra), y también mas o menos, recuerda a las prácticas ("secretas") de Kriya Yoga de Paramahansa Yogananda:

Tomando como centro la atención en el sonido, la consciencia muy alerta; vigilante. La inmobilidad hacía, que la consciencia del cuerpo, se disolviera conjuntamente con la mente parlanchina, en la fuerte atención a los sonidos... cuando la mente se agotaba, cesaban los juicios, esta se abría, y todo lastre del pasado, presente, y futuro dejaban de ser... una poderosa sensación de libertad y profunda felicidad, invadía toda la consciencia y de fondo comenzaba a brotar, un inexplicable sonido MUY grave. Este sonido en muy poco tiempo, con la práctica, se hizo cada vez mas y mas cercano, hasta que llegaba a inundar por completo mi habitación, llegando a convertirse en un sonido tan expansivo; colosal y gigantesco que en 2 sesiones tube que detener la práctica por miedo... me daba la sensación de que iba a morir engullido por "ESO"(¿?), en una tercera sesión abandoné el miedo, que en lo más profundo es a dejar de existir... me abandoné a aquel majestuoso y libertador sonido...  me abandoné al ancestral sonido del OM; el sonido que generaciones y generaciones de yoguis han estado experimentado, durante más de 3.000 años; el sonido que tal como se dice en la tradición yóguica, es el primer sonido, el que dió origen a la creación, o como se dice en la Biblia es el Verbo Divino.



De repente sentí una fuerte aspiración... y la consciencia salió como despedida fuera del cuerpo, en dirección hacia una masa ingente de energía como substrato del universo... (como la radiación de fondo) al principio había dualidad, era como si mi alma individual fuera como una minuscula gota de agua, enfrente de un GIGANTESCO oceano, la sensación era como de encontrarse con un PADRE, al que nunca llegaste a ver... sientes taaaaanto AMOR !! es lo que ocultamente, se escondía detrás de todo deseo terrenal...: le buscaba a EL. Por un momento es como si te abrazara... y sin saber como, es como si te "vieras" desde sus ojos y el se viera con los tuyos...la separación se hace UNO yo era ESO y ESO ERA YO... luego solo había universo, no había yo, solo había consciencia en plena expansión, interpenetrandolo TODO, no había centro, no había yo... la pequeña gota se disuelve en el oceano... en cada forma, cada átomo, cada planeta, cada ser, cada no ser..., no había cielo, ni infierno, no había nacimiento, ni muerte, no habían limites, solo expansión; eterna libertad, solo SER.



Sin saber como, apareció de nuevo la dualidad... apareció el centro... el YO (del oceano se vuelve a desprende una gota), y la sensación de completa libertad de SER, comienza a contraerse en el yo... no quería abandonar tal plenitud de existencia, pero el movimiento continuó en sentido inverso, y la consciencia viajó irremediablemente, desde aquello hacia el cuerpo,  completando diferentes niveles de consciencia... como si el universo fuera un ente consciente; como si las galaxias y el sistema solar fuera un ente vivo, de igual forma la tierra, y su ecosistema, y luego la humanidad, y de nuevo la sensación de corporeidad... como ente viviente... hubo un momento al experimentar la consciencia humana... como si el ser humano hubiera olvidado, que es lo verdaderamente importante... como si hubiera olvidado su conexión consigo mismo, con su entorno, con la personas, con los seres de la naturaleza, con la tierra, con el TODO, con DIOS... por unos momentos, sentí el INMENSO dolor que tan absurda forma de vivir creaba...: aquello no fue fácil de olvidar.



.

Al "aparecer" de nuevo en mi habitación, el cuerpo... frío, casi helado... como si hubiera estado muerto... pero a la vez, le recorría una sensación de frescor y vida... la primera reacción fue de esclavitud; de sentirme comprimido, en este minúsculo cuerpo, la segunda sensación fue, una enooorme tristeza, que desgarró el Corazón, al revivir el dolor de tal humanidad, la tercera sensación fue un pavoroso miedo, que me impidió practicar y casi vivir, arrojandome definitivamente de cabeza al INFIERNO... ahogando mi existencia, algún tiempo más...

         


Om Shiva Om


.

0 comentarios: